domingo, 24 de mayo de 2020

Nuevos pedruscos y ensayos

La supernova de estos días (SN 2020jfo) parece haber entrado en hibernación, ya que apenas "parece moverse" de la magnitud 14,73 (en filtro V) registrando oscilaciones leves en su brillo y evolución, lo que dicho sea de paso, la convierte en algo aburrida, a la espera de que evolucione su curva. Sin bajar la guardia, y dado que las últimas noches la SN había centrado básicamente mi atención, ayer decidí cambiar de objetivo y apuntar al asteroide 2171-Kiev, que no tiene una curva de rotación definida, planteándose la posibilidad de que sea binario, un tanto extraño, eso sí.

Tras registrar datos del cometa C/2017T2, el siguiente objetivo fue 2171-Kiev, al que le dediqué algo más de 2 horas y pico de seguimiento (hasta que cruzó el meridiano, prácticamente). Con tiempos de exposición de 30 segundos, y agrupando cada minuto en FotoDif, este fue el resultado:


El primer pico de la curva no sabría decir si corresponde al propio asteroide o si por el contrario es fruto de una contaminación por estrella débil cercana. Me inclino por esa posibilidad de contaminación

Me dio por hacer una comparativa entre estos resultados y el "script de Jose María" que otras veces se ha usado.

Hice agrupamiento de 4 imágenes (2 minutos) en el script, (sin hacerlas, lógicamente, luego en FotoDif) dando esto como resultado:


Como puede verse, el patrón de la curva es muy similar al que obtuve anoche con la agrupación de 1 minuto

Hice lo miso (agrupar cada 4 imágenes) en FotoDif, para ver si se reproducía un resultado parecido al del script. Los resultados "son menos agresivos" y marcados:


Las barras de error son mucho menos evidentes con la aplicación del script.

Por razones "de índole estadística" se prefieren los datos del segundo gráfico, o bien el agrupamiento x1 minuto, que fue el que apliqué anoche. Así se han enviado ya a la web de Raoul del CdR&CdL.

Este (doble?) pedrusco es bastante curioso, y le harán falta más noches de estudio y seguimiento antes de tener completada su curva y sus datos.

sábado, 9 de mayo de 2020

Por fin una supernova

Ha sido en M61, en Virgo.
Por fin tenemos a tiro una supernova a la que dedicar ratos de observación, con el permiso del Meteorológico y de Murphy, que como se sabe, ambos juegan siempre en el equipo contrario.

Se ha dado en llamar SN 2020jfo, y anoche, a pesar de la Luna y dado que se anuncian lluvias a partir de esta noche y para toda la semana que viene, le hice una visita después de que relativamente temprano (a eso de pasadas las 23:30 h) cruzase el meridiano. Justamente por eso, esta supernova no va a estar bien posicionada durante demasiado tiempo, de modo que hay que aprovechar cada momento en que se deje medir. La de anoche, no era de esas noches especialmente buenas para la fotometría. Bueno, de hecho, no era buena ni casi para nada relacionado con lo astronómico, pero dada la escasez de noches de observación por las que atravesamos, hay que aprovechar cada momento. Así que tras las oportunas visitas de rigor "a los cometas de los últimos días", apunté a M61. Hoy le he medido una magnitud de 14,62 +/- 0,02 con filtro V.


La imagen es de "mejor calidad" invirtiendo el B&W. Ya se ha mandado el dato a la AAVSO y a la web de David Bishop.

Con anterioridad, me paseé por el cometa C2017T2 y el C/2019 Y1.
El 2019Y1 parece haber iniciado el declive de brillo (14,47). Se movía muy rápido, de modo que mientras esperaba que M61 cruzara el meridiano, le saqué un vídeo (sin guiado) de su movimiento:


Justo tras acabar con M61, me invadieron las nubes, que unido a la Luna pusieron un cielo idóneo para cerrar el observatorio. Lo peor es que se prevén lluvias y mal tiempo... así que la supernova se va a estar paseando por delante de mis narices durante ese tiempo, oculta entre nubes.




viernes, 1 de mayo de 2020

Nubes de cuarentena y cometas.

A mediados del pasado mes de Marzo, se decretó el "estado de alarma nacional" motivada por las infecciones y muertes provocadas por el virus COVID-19. Prácticamente, todo el País se sumió en una mezcla de caos, miedo e incertidumbre que aún hoy día (con algo de menos intensidad) persiste. Una situación que ha destrozado vidas, cuando no se las llevó por delante. Desde entonces, debemos mantenernos en casa, controlándose las salidas a la calle, dejándolas solo en las imprescindibles. Mañana día 2 de Mayo empieza a relajarse un poco esta situación, si bien escuelas, institutos y la mayoría de los comercios, bares y restaurantes permanecerán cerrados, sin tenerse aún muy claro hasta cuándo. Lo mismo que todo evento deportivo y festivo, ha sido cancelado.

El mal tiempo meteorológico ha venido también a sumarse a esta situación. De modo que poco se ha podido hacer en lo astronómico. A días con nubes y (poca) lluvia, se sucedían noches con humedad y más nubes aún. Solo ayer, y por un instante, hubo posibilidad de abrir el observatorio. La mayoría "de los pedruscos" a los que se les hacía seguimiento, siguen esperando a que mejoren las condiciones. De modo que anoche, y por algo más de un par de horas (aparecieron nubes, cómo no) solo pude echar un vistazo a tres cometas. Uno de ellos, el C/20117 Y4, que prometía espectáculo, se ha "destrozado en pleno vuelo" convirtiéndose en una triste sombra de lo que fue. La secuencia de su destrozo he tenido que verla "en diferido", a través de las imágenes de otros compañeros, por internet. Anoche solo pude captar su tétrica y fantasmagórica cola, otrora brillante:




La noche la pude completar con imágenes y datos de otros dos cometas:
C/2019 Y1


Y un desmejorado C/2017 T2 por las nubes que ya empezaban a aparecer, y al que le mido una magnitud de 12,66.



Los días próximos tampoco pintan bien en lo astronómico. Al menos hasta finales de la próxima semana no hay mucho que hacer. Los tres comentas solo sirvieron "para quietarse el mono". Poco más.

jueves, 5 de marzo de 2020

3566-Levitan conjuntado

El estudio de los periodos de rotación de asteroides, cuando se hace de modo coordinado y conjunto, es mucho más provechoso. Aunque Paganini-2859 se ha medio-terminado entre un servidor y  mis compañeros Jose María Fernández, Jesús Delgado y Paco Soldán, nos pusimos manos a la obra con el 3566-Levitan, que resultó más espectacular de seguir. Paganini, fue algo más latoso de seguir (y aún no terminado por completo).


Durante varias noches casi consecutivas, inter-comunicados por WS, hicimos el seguimiento de este pedrusco. Disfrutamos "como enanos" comentando las subidas y bajadas de la fotometría. Al tener un periodo muy corto, nos permitió un seguimiento casi de continuo. A eso se sumó que Jesús Delgado, le hizo el seguimiento "automatizado" casi durante toda la noche tras haber cruzado el meridiano.

Esta triple colaboración ha dado sus frutos con la publicación en la web de Raoul de la curva y datos conseguidos.

Aquí la curva en FotoDif con los datos de nosotros tres:

 

Obtuvimos un periodo de rotación de 0,2339 días.
Como puede verse, tiene un mínimo secundario.

Aquí la curva de Raoul y la forma propuesta:


Como se ve, hay coincidencia en el periodo obtenido.

La experiencia colaborativa ha resultado ser tremendamente edificante, divertida, y con resultados excelentes. Sin duda repetiremos con "más pedruscos" a los que extraer/confirmar sus periodos de rotación. 

domingo, 23 de febrero de 2020

Nuevos Asteroides

La observación de asteroides, y el estudio de sus periodos de rotación a partir de su fotometría, forma ya parte de los planes de Uraniborg. De hecho, puede decirse que es, con excepciones, el único objeto al que le dedico el 80 % del tiempo, pues la elaboración de la curva requiere de horas de seguimiento.

Generalmente, elijo el seguimiento de asteroides antes de que crucen el meridiano. Simplemente por pura costumbre, no hay otro motivo particular. De hecho, eso es lo que he hecho durante varias noches con el asteroide 2859-Paganini. Mi colega y amigo Jesús Delgado (que tiene peor horizonte por el Este) continuaba el seguimiento tras cruzar el meridiano; esto es, justo cuando yo lo dejaba. De ese modo, entre los dos, cubríamos un amplio horario de vigilancia.

2859-Paganini, en honor a la verdad no es un asteroide para "tirar cohetes". Tiene menos de 5 km de tamaño y su curva de rotación es bastante plana. Con los datos remitidos a Raoul, se ha podido elaborar una primera curva preliminar de rotación, que roza "el encefalograma plano"

Realmente no es un asteroide fácil de seguir. Y como cabía esperar, la forma inicialmente prevista, tampoco es muy espectacular que digamos:


Ahora que Paganini está "enjaretado", buscando nuevos asteroides de los que no se tengan muchos datos, me he "topado" con el 3566-Levitan, al que le hice su primer seguimiento anoche:


El hueco que se ve en la curva, es debido a que hubo un momento en que el asteroide "pasaba por delante de una estrella brillante", por lo que los datos que se recogen "del pedrusco" aparecen contaminados por la estrella, y lo mejor en ese caso, es parar de tomar datos y seguir cuando el asteroide supere la posición de la estrella. Como puede verse, este nuevo asteroide, tiene buena pinta.

Ciertamente, tengo descuidado el seguimiento del OJ287 y de Gaia19fct, de modo que deberé incluirlo en agenda para las siguientes noches. El tema es que esta pareja de objetos, requieren imágenes en filtro V (a diferencia de los asteroides, en CV) lo que implica que no solo tengo que cambiar la rueda portafiltros, sino que enfocar. Volver a quitar el filtro V al acabar y volver a enfocar. Y a veces, en estas operaciones, me puede la pereza.

El cometa C/2017T2 es igualmente con quien comparto tiempo de observación. De hecho, ahora ya por el Oeste, inicio las sesiones de observación justo por él. Aquí "un experimento" de tratamiento de imagen en MaxiDL, y los datos de anoche:


Por cierto que a propósito de esta imagen, me "ha dado por pecar un poco" (solo un poco, o sea, pecado venial) con algunas imágenes del cielo:



Seguiremos informando.


miércoles, 5 de febrero de 2020

Seguimos con pedruscos

La sequía de supernovas interesantes, me está llevando al filón de los asteroides y de los cometas. Es cierto que recientemente, se ha abierto la veda para una SN en Virgo, pero la hora a que se puede cazar en estas fechas, la hace prohibitiva: algún día aprenderé con CCDComander y dejar programadas las observaciones (tras el paso del meridiano, claro).

De modo que acabé la campaña de observación del asteroide 2820-lisalmi y se incluyeron las conclusiones en la web de Raoul


La confirmación de los datos vino de la mano de mi amigo Faustino.
Como se ve, posee un periodo T = 0.115 días (aprox.) y una forma no muy irregular, en principio:



Recientemente he comenzado un nuevo estudio del asteroide 4421-Kayor, del que existen muy pocos datos (de hecho, no tiene curva ni periodo de rotación, igual que el 2820-lisalmi, que ahora sí ya la tiene).

Los primeros datos preliminares que he obtenido, no dan mucha esperanza de que sea un asteroide vistoso. Las dos noches he sacado curvas "muy planas". Bien es cierto que no han superado los 150 datos por noche, y habrá que dedicarle más horas, pero no parece apuntar maneras. Las oscilaciones de magnitud son muy pequeñas, y habrá que estudiar si esa es la tónica general. Anoche, la Luna molestó muchísimo, ya que el pedrusco estaba muy cerca de ella.


Además de lo anterior, el meteorológico no ha prestado mucha ayuda, la verdad. De modo que además de contribuir a medidas del conocido OJ287 y del Gaia19fct (usando filtro V), el resto de las escasas noches, se han empleado en cometas. Y tampoco había demasiado donde escoger, salvo el C/2017T2, que sigue luciendo de forma interesante:


Y aquí la última imagen de anoche:


Habrá que esperar mejores noches, porque para lo que resta de semana, a la ya crecida Luna, se le suma previsión de nubes, por lo menos hasta el lunes de la próxima semana. Es lo que hay.

domingo, 29 de diciembre de 2019

Cerrando el 19

Pues lo mismo es tiempo de hacer balance astronómico, y ver lo que ha dado de sí este ya agonizante 2019.

Me dio el otro día por contar las noches que he abierto el observatorio desde que allá por el 2016 lo construyera. Ese mismo año, desde Febrero hasta su final, pude abrir en 75 ocasiones. En el 2017 fueron 116 las noches de observación. Solamente 55 en el año 2018, y en este 2019 que se termina, van 92 (esta noche seguramente haré la 93). De modo, que algo más del 25 % de las noches del año, Uraniborg se ha abierto. Otra cosa son los resultados alcanzados. En ese capítulo, las supernovas no han estado para tirar ninguna clase de cohetes: en general, pocas y escasamente espectaculares en seguimiento. Por contra, parece haberse cerrado el capítulo de la observación de Variables (o al menos, esa puerta se ha entornado un poco, dado que los surveys terrestres y "aéreos" profesionales, nos han comido el terreno al aficionado). Por contra, parece que se ha abierto la de los asteroides: un campo amplio donde (por ahora) desahogar la astrometría y la fotometría. Y por supuesto, los cometas siguen estando ahí, más o menos espectaculares y/o vistosos. En ese sentido, este año no ha sido muy malo del todo. Sin ir más lejos, estas noches tenemos rondándonos el C/2018 N3 y el C/2017 T2, entre otros, que admiten fotometría y astrometría. Como muestra, un botón:


Aquí el T2:


Las salidas al campo han sido prácticamente nulas, cosa que me gustaría corregir. Pero el hecho de no disponer de "material astronómico de campo" me frena bastante, de modo que hasta que no me haga de un telescopio transportable de traer y llevar, me parece que esa faceta del campo va a seguir desierta.

Al campo de los asteroides se le ha venido a sumar la participación/colaboración con algún que otro proyecto de profesionales, como el de exoplanetas o el de HOYS-CAPS en la Universidad de Kent, sin mencionar el envío de datos de astrometría al MPC (tanto de cometas como de asteroides). El último de los "pedruscos" en liza es el 2080-Iisalmi, cuya curva de anoche (con el script de Jose María aplicado) quedó más que interesante, y que habrá que seguir.


En ese terreno, se ha abierto la colaboración (junto con Jose María Fernández, Paco Soldán y Jesús Delgado) con la web de Raoul Beherend a la que ya se han hecho varias aportaciones interesantes.

Pero bueno, independientemente de lo anterior y de todo lo que se queda en el tintero, lo más importante es que cada vez que Uraniborg se abría, un servidor ha disfrutado como un enano. Esperemos que siga siendo así muchos años más.

Un pequeño pecado de anoche: