domingo, 8 de octubre de 2017

Efecto Luna y otras cosas

Inmerso por completo en la rutina, el ritmo de las observaciones ha comenzado a decrecer, sobre todo a la espera de que comience a anocher antes. A ello se ha sumado que alguna de las pasadas noches no estaban para tirar muchos cohetes, debido a gran cantidad de nubes altas. 

Ya queda poco para que anochezca pronto. Hasta que ese momento llegue, no muchas cosas nuevas, la verdad. Un par de supernovas por aquí y unos cometas ya visitados con anterioridad.

SN2017 haf


La noticia de esta SN me llegó vía TNS, por correo, si bien no me he atrevido a medirla dada su posición relativa en el mismo núcleo de esa débil galaxia.

La que sí medí la pasada noche fue "mi amiga" 2017eaw que ya se ve claramente en declive:


Le mido m = 15,25 CV. Aquí la curva de su evolución:


Justo la noche de 2017eaw, había luna en un 97 % y por mera curiosidad, quise medir su efecto conforme subía en el horizonte. Aquí la gráfica de cómo afecta la Luna llena a la calidad del cielo.



Se llegó a bajar hasta una magnitud de 16,20 cuando la luna llegaba a su tránsito. Ignoro el origen de las oscilaciones en las curvas que aparecen en el "fondo del valle" en torno a las 4 de la madrugada.

Antes de que esa Luna cogiese altura en el cielo, me dio tiempo de echar un vistazo al cometa C/2016 N4, bastante débil, por cierto, pero que no ha cambiado sustancialmente de brillo cuando hace un mes  lo visité:


La semana que viene se avecinan algunos días de vacaciones. Seguro que Murphy aparece en escena y el cielo se nubla o similar.... Veremos.

miércoles, 20 de septiembre de 2017

El juguete

El problema de la contaminación lumínica no es ninguna novedad para los que nos dedicamos a mirar para arriba con prismáticos, telescopios o simplemente con los ojos. Curiosamente, al parecer, en estas latitudes andaluzas (dicen que) hay una ley de protección del cielo que todo-kiski se salta a la torera. Y si no, que se den una vueltecita por estos lares, y vean el despilfarro energético-luminoso más absurdo y grotesco de las dichosas torres ecijanas. Tan famosas, ellas. Tan anacrónicas, ya. El ayuntamiento, no escatima en focos y luminarias varias para alumbrar todo lo alumbrable, incluyendo focos dirigidos a ninguna-parte, salvo a cielo pelado. Parte de ese despilfarro energético-luminoso desciende a eso de media noche, pero hasta entonces...

Por suerte, vivo en una zona que no me llega muy directamente tanta iluminación. Así, tal y como ya apuntaba en otra entrada anterior, de este pasado verano, en el mejor de los casos, mido una magnitud límite de 19-y-algo-más en el cénit. Por contra, el cielo oscuro marca un dato SQM de 22. Puede parecer poca la diferencia, pero aquí las décimas importan, y mucho.

Con idea de medir de modo casi-permanente las variaciones de brillo del cielo, y por ende su (mala) calidad, me "agencié" un fotómetro "compatible" (low-cost) tipo TESS, pero que funciona perfectamente, y previamente calibrado con el stándard SQM. Se trata de un fotómetro de campo estrecho, especialmente diseñado para observatorio fijo, pero que en un momento dado es transportable al campo.


El propio Cristobal García (autor del artilugio) ha confeccionado el software que lo controla en Windows y una App para móviles Androide, con los que recoger los datos que genera y envía al ordenador/móvil por Bluetooth. La fuente de alimentación es una pequeña batería de 5 voltios de 4200 mAh que va más que sobrado para nutrirlo. De hecho, yo lo he usado ya varias noches a "ful-time" y la batería no se ha inmutado.


Además, dispone de un sensor de nubes y de temperatura.

Pues con este nuevo juguetito he estado ensayando estos días. Si bien el programa de Windows no es en absoluto difícil de usar, si me dio cierto dolor de cabeza hacerlo andar en Win10 (había que bajarse un driver que hasta ahora NO se aclaraba en el manual de uso). Pero ahora sí... ya funciona a las mil maravillas.

Realmente, los primeros datos que he obtenido en un par de noches pasadas no me dicen nada que ya no sospechara: a partir de las 12 de la noche, la magnitud SQM alcanzable mejora de modo ostensible. La primera noche, el máximo conseguido fue de 19,77 (bien pasada la media noche). La noche de ayer se quedó cerca: 19,66.



He marcado en las dos gráficas de brillo el salto en magnitud que se produce justo cuando se apagan las dichosas torres de las narices. Y si bien no consigo la magnitud 20, se araña cerca. Espero este otoño-invierno hacer algunas medidas en el campo. Igual lo estreno este viernes. Ya haré una entrada con los resultados.

En lo observacional, tras varios días sin abrir el observatorio (era feria en mi ciudad, y un servidor se quitó del medio) anoche regresé a mi querida supernova 2017eaw que ya anda muy de capa caída. Le mido una magnitud m = 15,21 CV. Mi amiga KIC también la observé anoche, así como el cometa C/2016M1, que no ha experimentado gran variación en su brillo desde la última vez que lo medí:

 

Ahora con el regreso a la rutina, el ritmo de observaciones decrece. Al menos hasta que entre más el invierno y anochezca pronto. Claro, que para entonces, empezarán las lluvias y los nublados. Falta hacen las primeras, desde luego.

Seguiremos informando.

domingo, 10 de septiembre de 2017

Salpicón de supernovas

Ya estamos casi de vuelta en la rutina, que además ha provocado sesiones de observación más espaciadas y más o menos breves. A ello también ha contribuido en mucha mayor medida, que las condiciones meteorológicas no han acompañado en absoluto, fiestas locales ( = más luz nocturna, por si tuviésemos poca + Luna llena). Esas "fiestas", por cierto, continúan la semana que viene, y un servidor se quita del medio.

Así que estos días, por matar el mono, he ido arrancando del cielo algunas supernovas de esas que apenas tienen publicidad en los "medios especializados". En algunos casos he podido medir su brillo, y en otros me ha resultado complicado y opté por dejarla estar. También se sumó a la colección algún cometa.

Aquí los resultados en imágenes:








Y un cometa que para los próximos días, parece que promete: C/2015 VL62



Otro más: C/2016 N4



Y un tercero: el 29P

miércoles, 23 de agosto de 2017

Las variables, mejor en invierno

El programa TheSky "se fue a pique" la pasada noche, sin motivo aparente alguno. Misterios de la informática, supongo. Lo cierto es que me pasé hasta casi las 4 de la madrugada intentando solucionarlo (con reinstalaciones incluidas) y nada. De modo que "me fui a la competencia": el programa Cartes du Ciel, que no lo he trasteado desde casi la versión 2 o así.  No me quedó más alternativa que a las tropecientas de la madrugada, descargarlo, instalarlo (con los perfiles necesarios para echarlo a andar) y hacerlo funcionar desde casi cero. En honor a la verdad, si bien la estética de TheSky gana por goleada, la versatilidad de la versión 4 de Cartes a la hora de implementarle catálogos, lista de objetos y de observación, etc, le hace merecer la pena. Y además gratuito.

Durante la mañana, terminé de afinar la configuración y ayer noche lo probé con buena nota. De todos modos, me queda habituarme a él.

Comencé como siempre por la Nova y la SN 2017 eaw, y como de lo que se trataba fundamentalmente era de hacerme con el rodaje de uso de Cartas, anduve "paseando por el cielo" hasta que decidí toparme con una asignatura (casi) pendiente: las estrellas variables. No sé si con el tiempo terminaré abrazando este palo, pues ya he comentado que no me termina de seducir el dedicar toda la noche a un mismo objetivo. Hay quien pone todo el tinglado a funcionar, tomando imágenes, se va a la cama y a la mañana siguiente recoge los datos. Sin duda ese es el mejor procedimiento para poder sacar una curva completa de estrellas variables tipo Delta Scuti (de periodos -algunas- algo mayores de las 2 horas). A mí me da "noséqué" hacer eso. Pienso que se pueda enredar un cable o que sin darme cuenta, la montura vaya a tropezar con algo... no sé, mil cosas. Muy seguramente son cosas mías, y cuando supere "ese miedo" haré como la mayoría de los observadores de variables: dejar el tenderete puesto toda la noche y ver los resultados a la mañana siguiente.

Por ahora, "me entretuve" algo así como dos horas con la variable LW-Dra, y saqué unos resultados que, sinceramente, muestran lo mucho que promete este terreno de variables. Dado que deseaba conseguir tiempos de exposición por encima de los 30 segundos (para minimizar errores debido al centelleo, turbulencias, etc...) además de trabajar a bin1x1, usé "el truco del desenfoque" para conseguirlo. Aquí el resultado de las dos horas:


Se aprecia perfectamente la tendencia-evolución del brillo. Y si se observa, justo cuando llevaba alrededor de las 250 medidas (a 40 segundos, espaciados 2 segundos) y se termina la toma de datos, parecía que retomaba de nuevo el inicio de la "subida en la siguiente curva". Sin duda, en las noches de invierno, cuando a las 7 de la tarde oscurece, será muy posible sacar curvas completas de este tipo de estrellas sin dejarlo "a la suerte de los elementos".

Justo cuando acabo de la recogida de datos anterior, a eso de pasadas las 2 de la madrugada, me entra la noticia de una supernova recién descubierta en M110 (cerca de M31, en Andrómeda). Evidentemente, no era plan de irse a la cama dejando este regalo para otra noche. 

Se trata de la titulada como 2017ggo a la que le mido una m = 16,39 CV.


Y ya puestos, en la constelación del Triángulo había "otra supernova menor" anteriormente descubierta, a la que no puedo medir su magnitud:


A eso de pasadas las 3 de la madrugada, ya cerré el tenderete. Espero volverlo a abrir esta noche. El otoño se avecina, y con él no solo el horario laboral-rutinario, sino el (supuestamente) mal tiempo. Hay que aprovechar.

lunes, 21 de agosto de 2017

Pasando desapercibido

Tras el experimento con la variable del Águila, la pasada semana, en las noches sucesivas he vuelto a "mis cometas y supernovas". Ciertamente, en estas últimas, salvo la 2017eaw, no hay ninguna otra supernova lo suficientemente brillante como para explayarse en ella, de modo que tuve que conformarme con algunas "feuchas" que pululan por ahí, algunas nada fáciles para la contaminación lumínica que tengo. Para hacer medidas medio decentes, he de esperar a que pase la media noche, momento en el que ya han apagado algunos de los inútiles focos que apuntan al cielo sin mirar en el despilfarro y la inutilidad.

Les tocó el turno a las siguientes supernovas:

2017 gas (a la que no puedo medirle el brillo, dada la cercanía a la propia galaxia)



Una imagen (un poco de aquella manera...) de 2017gbh...



No siempre me resulta fácil superar la magnitud 18 en supernovas. La otra noche, me permití ese lujo con 2017 gfj situada en UGC 11950.


La supernova del verano, sigue a su bola. Ahora está bajando lentamente, llevándose su tiempo


Aquí la curva de su evolución:


Como de costumbre, volví a echar un vistazo a algunos de los cometas: C/2015O1, 29P y C/2015VL2






domingo, 13 de agosto de 2017

Picando en Variables

La pasada noche, comencé la sesión haciendo unas tomas de varias estrellas dobles "facilonas" que un amigo me había pedido le pasara, pues desea introducirse en la medición de sus parámetros de separación y posición angular vía CCD, con el programa Reduc. Tras ello visité de nuevo la SN 2017eaw y La Nova de Scutti de este verano, sin variaciones especialmente significativas, solo leves. Los datos ya los mandé a la web de seguimiento. La verdad es que en esa web se ha amasado una importante e ingente cantidad de datos de esos dos objetos veraniegos.

Igualmente, estas noches de atrás he estado enviando datos a la AAVSO de mediciones de algunas variables elegidas al azar de su web. Una de ellas ha sido la V0603 Aql que tiene un periodo de unas 3 horas y pico. Como deseaba probar el guiado, que hay veces que me va como un reloj, y otras me da verdaderos quebraderos de cabeza al no detectar PHD movimientos de estrella alguna, decidí elegirla voluntaria para hacerle un seguimiento de "larga duración". Programé 300 tomas de 1 segundo de exposición a BIN 2x2 espaciadas 10 segundos. Al mismo tiempo, FotoDif iría hacendo sobre la marcha la curva de variabilidad. 

Ciertamente esperaba variaciones más o menos controladas, y NO la curva con forma de casi dientes de sierra que me iba saliendo. Como el tema iba para largo (es lo que tiene esto de las variables, que has de dejar el equipo exclusivamente dedicado a la variable y bajarte a ver una peli, comer un bocata....o lo que sea) decidí apartarme del equipo y dejar el tenderete puesto, tras asegurarme que el guiado iba como reloj.

A eso de los 40 minutos subo para ver como iba todo, y me veo una gráfica de lo más desconcertante. Imaginé que algo iba mal en la medición con FotoDif, pero opté por no cortar el proceso, ya que quería ver hasta dónde era capaz de guiarse la montura sin derivas importantes. Tras pasar la hora de recogida de datos, elaboré la curva:


La verdad es que no me pudo resultar más desconcertante el resultado. No me podía creer unas variaciones de brillo en tan corto espacio de tiempo.

En la mañana de hoy, he estado buceando con ayuda de "tito Google" localizando información sobre esta variable. Ni siquiera soy un neófito en esto de las variables, pero esa curva...no pintaba muy bien....

Bueno, pues una de las primeras noticias que localizo está en 
https://www.aavso.org/vsx/index.php?view=detail.top&oid=1742

y lo que más me llamó la atención fue el párrafo donde se dice eso de


Dado que recientemente he aterrizado en "el cara-libro" y entrado en varios grupos de observación astronómica (no quiero el dichoso cara-libro para nada, salvo para esto, y parece ser que todo el mundo y toda la información astronómica pasa por aquí) publiqué la imagen. Al rato hubo quien me suministró más información sobre el tema y que parecían confirmar que el comportamiento de esta estrella es tal y como la curva indica. Véase si no esto

http://adsabs.harvard.edu/abs/2005JASS...22..211A

y en particular el párrafo literal:



Es decir...oscilaciones en brillo de unos 15 minutos....!! Increíble....!! Sin duda esta noche habrá que volverla a mirar (cuando cruce el meridiano) aunque eso suponga tener el telescopio a full-time con ello.



La noche del jueves no hice gran cosa: la SN y Nova del verano, mi amiga KIC, algunas variables más para la AAVSO, y sí que me di una vueltecita por la SN2017fof que tenía olvidada. Me pasé para "preguntarle cómo le iba" y aquí el resultado: m = 17.55 CV


A ello se le unió un par de cometas a los que les sigo la pista: C/2016N6 y el C/2015VL62




Esta noche espero "volver al ataque".

miércoles, 9 de agosto de 2017

Poca cosa con Luna

Existe el mito (¿?) de que las noches de Luna llena, poco o casi nada de Astronomía puede hacerse, salvo observar un rato la propia Luna. Para esta opinión, uno encuentra tanto detractores como defensores. Si bien es cierto que otras veces la presencia de Luna llena (o casi) no me ha impedido hacer cosas, ayer casi tengo que ponerme las gafas de sol para estar en el observatorio. Poca cosa de la que quería hacer pude hacerla. Una de ellas era obtener el espectro de la Nova ASASSN-17hx que por segunda vez he tenido que dejar de lado: el reflejo de la Luna oculta el trazo de la Nova. Así que no me quedó más remedio que volver a sacar un par de espectros de estrellas "sueltas". En esta ocasión, opté por ver el resultado con estrellas de la clase espectral M, donde las líneas del hidrógeno o no están, o son muy débiles y andan mezcladas con otras menores. La voluntaria elegida fue beta-Pegaso.

Previamente, y como ayuda saqué el espectro de Alderamín:


Las estrellas tipo M se caracterizan sobre todo por la presencia en su atmósfera de metales y óxidos de Titanio, estando ausentes (o casi) las líneas del hidrógeno.

Dado que el trazo del espectro de orden 1 era mayor que la altura del chip de la CCD, ese trazo está ligeramente cortado en su final. Para otra ocasión deberé rotar el SA100 para que al menos ese espectro de orden 1 entre en su totalidad.

Ese corte se aprecia perfectamente en el resultado final:


En aras de no abarrotar el resultado, hay algunos picos que no se han señalado (sobre todo los correspondientes el Helio).

Con anterioridad, ya había sacado un par de cometas y enviado los datos al MPC:



A pesar de la Luna, me hice el valiente y saqué un vídeo de pocos segundos del cometa C/2015O1 con 60 tomas de 40 segundos:


La Nova a la que "persigo por su espectro" parece que empieza a enfilar su declive, si bien no habrá que perderle la pista en los días sucesivos:

Lo que NO hice fue medir la trillada SN 2017eaw. Otra vez será.