sábado, 16 de junio de 2018

El re-encuentro

Para no variar, anoche había ganas de abrir el observatorio, ya que tras una larga temporada de nubes y lluvias, había trabajo atrasado por hacer en supernovas y cometas. En honor a la verdad, también llevaba en agenda hacer una curva de alguna variable del tipo Delta-Scutti, pero la que seleccioné de Leo, llegado el momento, estaba demasiada caída, y como eso de tener topado el equipo exclusivamente dedicado a la curva no me hace mucho "tilín", no me compliqué buscando otra variable alternativa.

En los foros de supernovas se venía hablando en los últimos días de la famosa supernova del año pasado, la 2017eaw, en NGC 6946 Cep que dada la posición de mi observatorio, me venía quedando demasiado baja para poderle seguir la pista. Sin embargo, como la noche me la había planteado con mucha calma, dispuesto a llegar hasta donde el sueño me permitiera, esperé a que alcanzara la altura adecuada para obtener una imagen para el "re-enuentro" y poder medirle su magnitud (ya que últimamente las supernovas que cazo no permiten hacerle fotometría). Aquí el resultado:


A la hora que saqué esa imagen, la odiosa luminaria de torres y demás lindezas, había desaparecido, lo que se tradujo en (Oh, milagro...!!) que no apareciesen los famosos donuts en las tomas. La que obtuve está sin guiar. Le mido una magnitud de 18,33 CV. Hay que ver cómo ha variado en un año esta supernova... Aquí la imagen de Mayo del 2017 y una comparativa


Está claro que para poder obtener imágenes "medio-qué" desde una población como esta, ha de ser a partir de las 12 de la noche en adelante, cuando cesa (algo) la odiosa contaminación lumínica. 

Animado por este resultado, y con ganas de seguir haciendo fotometría de supernovas, me fui hacia la 2018 bgz, que sin llegar a la espectacularidad de la anterior, sí me permitió medir su brillo:

2018 bgz


Las otras supernovas que visité las he dejado aparcadas en el disco duro, pues además de débiles, andaban sobre todo casi en el mismo núcleo de la Galaxia, con lo que ni resulta detectable para mi equipo. Un ejemplo de lo que quiero decir (es el caso menos complicado) está en 2018 cnj:


Como ya es habitual, algunos cometas también se pusieron a tiro. Les pude hacer fotometría y astrometría, mandando los datos al MPC, como siempre:

C/2017 M4


21 P


Al igual que con las supernovas, hay algunos cometas que me resulta complicado extraerle datos. Uno de ellos es el C/2015 O1, que se mueve en una zona del cielo donde los catálogos que uso (CMC-15 y en USNO A2 fundamentalmente) no encuentran estrellas de referencia válidas para hacer las medidas, de modo que tendré que esperar un tiempo a que este comenta cambie de zona del cielo y emigre a otra más poblada de estrellas.

La sesión de anoche no fue tan ininterrumpida como otras veces, pues a medio trabajo, saltó una alarma de posible supernova en M101, solicitándose observaciones e imágenes urgentes para que se pudiera o no confirmar. La susodicha posible supernova andaba al parecer cercana a la magnitud 18, y fuera de los brazos más brillantes de M101. Finalmente, tras pasar un tiempo sacando imágenes de 4 minutos con guiado, NO pude localizar nada en las coordenadas que facilitaba la alarma. Parece ser que no fui yo el único que coincidió en la NO confirmación de esta supernova, y al cabo de un rato, se cerró la convocatoria urgente de observación clausurándose la petición de imágenes. La verdad es que habría sido todo un detalle tener una SN en una galaxia tan famosa como la M101, pero no fue así.

Eran casi las 04:30 h de la madrugada cuando me fui para el sobre. 

domingo, 10 de junio de 2018

Por una ventana

Nos hemos plantado casi a mediados de Junio y los cielos no dan tregua con nubes y algo de lluvia. El mes de Mayo ha pasado casi en blanco de observaciones justamente por eso. Parece (solo parece) que la semana que viene la cosa empieza a normalizarse, y las vacaciones se acercan: un estupendo binomio.

Anoche daban "un claro entre las nubes" desde las 22:00 h hasta las 02:00 h -según Meteoblue- que estaba dispuesto a no dejar pasar, de modo que abrí el observatorio. Eso sí, antes tuve que coger el libro de instrucciones sobre cómo se abría el observatorio y cómo se usaba el telescopio, jejejeje... Se me habían amontonado en el correo tropecientas supernovas para vigilar, para cuando pudiera tener oportunidad, así que anoche pude observar algunas, si bien ya hace tiempo que a las que van surgiendo solo puedo dejar constancia (más o menos) de su presencia, pues resultan difíciles de medir. Igualmente, "me llevaba por delante" algún cometa, como otras noches.

Aquí los resultados, si bien casi ninguna "son para tirar cohetes" por su lindeza.

2018 ccl



2018 bui



2018 bvi



2018 cbv



2018 ccb



2018 ds


El cometa que se puso a tiro fue el C/2018 C2 al que (a este sí) le puedo medir una magnitud de 15.68 CV. El dato ya lo mandé al MPC


La verdad es que la noche fluía la mar de bien, hasta que a eso de las 03:30 h se nubló: una hora y pico después de la previsión de Meteoblue, pero bueno, al menos si no maté completamente "al mono", por lo menos pude herirlo, o al menos asustarlo, jejejeje... A ver cómo se porta el meteorológico la semana que viene.

sábado, 19 de mayo de 2018

Una fugaz

Pues...no....!! no se trata de ninguna estrella fugaz, sino de una "escapada" fugaz, de alrededor 700 y pico de kilómetros (ida y vuelta) para visitar el observatorio de Calar Alto. En honor a la verdad, tal "locura" se le ocurrió casi en un plis-plas a mi amigo Jose María Fernández, que me contagió la idea. Así que el viernes, casi sin pensarlo, cogimos carretera y manta, y tras más de tres horas y pico llegamos a la cima del Centro Hispano Alemán de Calar Alto. Ciertamente había que estar "un poco zumbados" no solo por zamparnos "una pechá" de kilómetros, sino por cómo pintaba el meteorológico nada más llegar:


Más arriba:




Ciertamente, tras dar un paseo (con un frío del 15...!!) parecía que el cielo quería despejarse:


Aquí una idea de cómo estaba el tema:


Ya casi al final del paseo, parecía que el cielo igual nos dejaba un rato de claro....y de muuuchoooo frío:


Mientras sí o no..."nos metimos dentro de la cúpula del telescopio de 3 m" atentos a las explicaciones, y sobre todo, alucinando por el instrumental....



El espejo principal de este telescopio es de 3 m. Al parecer, el más grande del continente Europeo.

La estrella de la película era sin duda la cámara del proyecto CARMENES (en la foto siguiente, el disco-cilindro de color negro que se observa justo a la salida de foco del espejo principal)


Tras acabar la visita, el cielo fue agradecido, y todo parecía pintar bien. En la foto, la zona Norte:



El complejo astronómico hispano-alemán de Calar Alto, empieza a tener un problema grave: la contaminación lumínica de sus alrededores, que debido al crecimiento urbano, y sobre todo al mal uso de la luminaria que crece a él paralelo, están haciendo peligrar la calidad de estos cielos almerienses.


Ciertamente uno no se espera que en un emplazamiento así, dedicado a un trabajo profesional de astronomía, este cielo tenga estas feas características. 

Debido a eso o no, la parte alemana del consorcio, se apea del acuerdo, con lo que a partir del año que viene (por lo visto) la gestión y la dotación presupuestaria recae íntegramente en el Gobierno Español-CSIC-Junta de Andalucía..... En fin.... crucemos los dedos.... Pero tendría bemoles, que detrás de tanta tecnología puntera que hay bajo estas cúpulas, y tanto trabajo de altísimo nivel, todo se fuera al traste (o casi) por el sempiterno problema de siempre de la desastrosa gestión del alumbrado de ciudades. A pesar de haber una ley de calidad del cielo de Andalucía que "todo-kiski" se salta a la torera. Eso sin hablar de que ahora "nuestro País solito", tras la salida de los alemanes, se termine de creer o no la historia-real de la necesidad de invertir en investigación, innovación y desarrollo. Lo dicho: crucemos los dedos. 


Tras las explicaciones, decidimos bajar a un camping cercano para gestionar la pernoctación en unas cabañas. Tras ello, volvimos a subir con un plus de más viento y frío.....

Como la cosa había sido fugaz, no nos habíamos llevado más que las cámaras de fotos. Las pusimos en "modo timelapse" y nos metimos en el interior del coche, intentando dejar fuera el frío.

Casi como por casualidad, nos dimos cuenta que el cristal delantero del coche estaba a punto de criar escarcha...por lo que nos imaginamos que las lentes de las cámaras de fotos llevarían horas empañadas... En efecto.....así había sido.

Yo solo pude salvar unas escasas 90 fotos.....que solo dieron para 1 segundo de timelapse. Una pena:


La calidad general del cielo, no era para tirar cohetes. Con la App del Móvil (Dark Sky Meter) llegué  a medir (de forma estimativa) un valor de 21,58 en su mejor momento.

Tras retirar las cámaras de fotos de sus trípodes, regresamos para meternos en el sobre. El cielo solo nos dejo jugar con él algo menos de 3 horas en total.

Fue verdaderamente alucinante, en mitad de la noche, ver/oír el movimiento de las cúpulas al girar y abrir las puertas para la observación. Un sonido verdaderamente solemne.







Sin duda, regresaremos.... Esta vez, también, con Jose María Paredes.... que hizo "un intento fallido" de acudir a otro evento astronómico en estas mismas fechas .... :-(






sábado, 12 de mayo de 2018

3 + 2 + 1

La noche del pasado viernes-sábado no era de las mejores. No por nubes, sino por viento. Hay que ver que nunca "llueve a gusto de todos". De todas maneras, abrí el observatorio con idea de echar un vistazo a algunas supernovas; sobre todo cuando hubiesen pasado al lado Oeste del meridiano. Eso o esperar a que fuesen más de las 12 de la noche, que es cuando apagan las odiosas torres. Y de camino, echar un vistazo a algún que otro cometa. Justo empecé por ahí, por el cometa C/2016 N6, al que tras varios meses que no le sigo la pista (no lo miraba desde el pasado Agosto, con una magnitud pasada la 16), le mido una magnitud de 14.41 CV:


Tras coger "carrerilla" me envalentono y apunto a uno de esos "cometas olvidados": el 143 P. La verdad es que conseguir una magnitud pasada la 17 con una señal ruido no muy desastrosa, fue todo un logro:


Por contra, al tercer cometa en liza, no pude medirle nada, pues ninguno de los catálogos que uso me daba más de 10 estrellas de referencia. Se trataba del "famoso" C/2015 O1, al que solo puedo tomarle una imagen, donde se aprecia lo peculiar de su núcleo:


Igual suerte de (nulas) medidas corrieron las tres siguientes supernovas. Demasiado débiles para un cielo de birria. De modo que solo puedo dejar constancia de su tenue existencia:

2018 anx



2018 bib



2018 yo


Ya empieza (algo de lejos) a oler a verano.... Yupiiii...!!!

domingo, 6 de mayo de 2018

Y en esto llegaron nubes. Cómo no...!

Para el domingo se esperaban nubes, sí...! pero comenzaron a aparecer antes de lo deseado. Ya incluso avanzada la tarde, el cielo apuntaba maneras, y cumpliendo rigurosamente la ley de Murphy, acabaron desembarcando en horario adelantado. De modo que a diferencia de ayer, la noche no pudo tener demasiado recorrido, y eso que había tarea pendiente. Sin ir más lejos había "una alarma" de supernova en M81 lanzada desde ASASSN y alguna candidata más (en la constelación de La Copa, de difícil posición para mi observatorio). En cuanto oscureció lo suficiente apunté a M81, pero por más imágenes que tomaba, ahí no se veía nada. Con todo, envié la imagen al equipo ASASSN.

Hace un momento he comprobado que esa "alarma" resultó ser fallida, y el tema de esta SN se ha cerrado.

Aunque el cielo no estaba a esa hora para tirar cohetes (luego se pondría peor) se me cruzó en el camino un cometa que no cuenta precisamente con mucha veneración, dado el escaso número de datos que para él he localizado en la lista de correos de Observadores de Cometas. Se trataba del cometa 364 P, al que con dificultad mido una magnitud de 16.91 CV. La relación señal-ruido de las imágenes no eran muy altas, pero válidas en opinión del MPC al que envío mis datos, dándoles el OK. 


Y ya con las supernovas, poca cosa para hacer. Con un cielo ya casi de pena total, solo puedo "localizar" un par de débiles, a las que no puedo medir nada de forma decente:

AT 2018 bek


2018 aoy


A eso de pasada la media noche, sobre todo por la zona del Este, el cielo estaba impracticable. Me pongo en "stand-by" para ver si la cosa se diluía, pero no fue así. Decido cruzar el meridiano, apuntando a cielos del Oeste, y por zonas, había nubes y en otras estaban llegado, de modo irregular. Así que en medio de la desesperación, opto por cerrar el observatorio pasada la 1 de la madrugada y encaminarme "al sobre". Veremos cómo se presenta la semana.

sábado, 5 de mayo de 2018

Entre huecos

No recuerdo una temporada tan larga como esta en que la meteorología haya castigado tanto a Uraniborg. Es cierto que hacía falta agua...y llegó.... y ahora parece que no desea irse. De hecho, este fin de semana parece que será solo un hueco, pues como mínimo se avecinan nubes para la próxima, y ya veremos si también algo de agua, a estas alturas de Mayo.

De modo que aprovechando el paréntesis, abrí el observatorio y desempolvé de la agenda la colección de Supernovas que tenía para mirar/medir. La verdad es que la noche fue muy bien, pues además de 7 supernovas pude echar un vistazo a un par de cometas, si bien a uno de ellos no le pude medir la magnitud. 

Aquí las supernovas observadas y/ medidas:

2018 acj
m = 17.84 CV



2018 ajk
Demasiado complicada para medir de modo decente.


2018 aoq
m = 15.77 CV


2018 aqc
Bonitas e interesantes "esferas tangentes".


2018 aqh
m = 17.43 CV



2018 aqk



2018 zd
m = 14.49 CV



Hubo un par de "cometas que me salieron al paso" y no pude dejarlos ir:

C/2016 N6



El otro cometa fue el 74P, que andaba muy cerca de M65, en Leo. Los catálogos que uso para medir su fotometría y astrometría no localizaban más de 10 estrellas de referencia en el campo, de modo que tuve que conformarme con solo "fotografiarlo".


Bien pasadas las 2:30 de la madrugada cerré el observatorio. Para entonces, ya la Luna había hecho acto de presencia. A ver si esta noche puedo repetir.

miércoles, 18 de abril de 2018

Por fin....!! Pero solo por un momento.

He tenido casi que coger el libro de instrucciones para usar el telescopio, cuando tras semanas y semanas de lluvias y nubes, el meteorológico ha permitido darnos un descanso y pude (al fin) abrir el observatorio. Tenía yo mis dudas de que todo fuese a funcionar o que hubiese perdido la alineación o cualquier zarandaja propia de estas circunstancias. No fue así, y todo parecía normal.

No me paré a hacer flat (otra vez flats...!!) de modo que me fui de tirón a buscar los cometas al uso en estos días (mucho ha cambiado el cielo desde la última vez) y atender a solo un par de supernovas de las muchas que tengo amontonadas para observar/medir.

Aquí los datos enviados al MPC de dos cometas:



Las supernovas medidas noe ran para tirar cohetes. Pero al menos cumplieron la función de matar el mono de observación (si aplicaciones de flats):

2018 apk


2018 afm


Al día siguiente había que currar. De modo que cierro el observatorio pasadas las 12 y media de la noche. 

Para como..... vienen más lluvias para los días siguientes. Es lo que hay...!!